Comunicar la ciencia: el rol del periodista y del científico

Fecha:
Dia:
Ninguno
Lugar:

Camilo Giraldo Giraldo*

Difundir y divulgar indican actividades comunicativas distintas, desde el punto de vista de la Comunicación Científica o Comunicación de la Ciencia. También hay diferencia entre Divulgación científica y Periodismo científico, dos conceptos que, equivocadamente, se asumen sinónimos.  

Las formas diferentes de comunicar los resultados de la ciencia y los públicos diversos a los que se llevan tales hallazgos, concretan el campo de la Comunicación Científica. Presento aquí una clasificación adecuada para mostrar la distinción entre Divulgador y Periodista y los grados de saber que pueden ocurrir (profundo, superficial y nulo) en cada uno de los subcampos de este tipo de Comunicación. El nivel de saber se refiere al contenido de conocimiento, susceptible de ser apropiado, que tiene cada una de las áreas de la Comunicación de la ciencia: Apropiación de conocimiento, Difusión científica, Divulgación científica y Periodismo científico. 

La Apropiación de la ciencia ocurre en forma privada y pública. La primera, es una apropiación de los resultados de investigación por el sector privado con fines de producción de bienes y servicios; esto queda legitimado a través del sistema jurídico de la Propiedad Intelectual. Y existe una Apropiación Social de la ciencia sobre los resultados que pueden ser usados por la sociedad. Son muchas las formas de apropiación social del conocimiento científico; por ejemplo, en la educación formal desde los grados básicos hasta los superiores. En su caso, las universidades aplican estrategias para favorecer apropiación de conocimiento en comunidades y organizaciones, además de la apropiación en la enseñanza-aprendizaje.

La Difusión científica, se refiere a la comunicación de los resultados de investigación entre especialistas. Aquí el lenguaje es emitido por expertos para expertos; por eso, es altamente técnico y complejo y con alto contenido de conocimiento para apropiar. Por ejemplo, se trata de Difusión científica cuando los docentes-investigadores publican los resultados de sus investigaciones en revistas especializadas, que circulan sólo en las comunidades académicas.

En cambio, la Divulgación científica es la que hacen los científicos o investigadores para dar a conocer sus hallazgos al público general; para ello, además de la vía escrita re-crean su lenguaje con el fin de explicar a través de audiovisuales, películas o piezas para museos. Aquí, el contenido de conocimiento susceptible de apropiarse es menos que en la Apropiación y la Difusión científica.

La Divulgación científica es una práctica de hace siglos: en 1632 apareció la obra Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo, de Galileo Galilei. Se trata de un diálogo de tres personajes que discuten (explican) sobre las concepciones del universo; el autor usa un lenguaje que acerca a los no versados en astronomía. O la Historia química de una vela (1860) de Michael Faraday, un libro compuesto por seis conferencias que, en lenguaje claro, propicia la curiosidad, la observación y la reflexión. A partir de la llama de una vela, Faraday explica de manera clara y sencilla, elementos como el hidrógeno, el oxígeno, el nitrógeno, la composición del agua, del aire y el de la combustión de los gases.

Algunos de los divulgadores científicos notables más recientes son Carl Sagan creador del documental Cosmos: Un viaje personal y la obra Los dragones del Edén; en este libro explica la evolución de la inteligencia a partir de campos científicos como la biología, la genética y la antropología. Y Stephen Hawking, con su obra Breve Historia del tiempo, que  trata sobre el Big Bang o los agujeros negros, en términos comprensibles a un no especialista. 

Ellos no eran periodistas, sino divulgadores de un saber científico en el que eran expertos y con habilidades para llevar a públicos más amplios el conocimiento científico, sin caer en lo banal o insustancial.

Ahora, el Periodismo científico, más precisamente, informa sobre asuntos científicos o eventos y personas notables de ese ámbito; no hay contenido de conocimiento para apropiar, sino una información efímera sin contenido de conocimiento científico. Así, el Periodismo científico es labor informativa, con toda la complejidad que conlleva. Aun así, en mi opinión, el nombre de Periodismo científico es algo pretensioso e incorrecto por lo ambiguo. Tal concepto podría interpretarse como una ciencia del periodismo o como un periodismo que cuenta con un método científico; pero lo que se quiere indicar con él es una actividad informativa sobre la ciencia, lo mismo que se haría para asuntos de política, cultura, economía, tecnología… Debería llamarse más bien Periodismo de (o sobre) ciencia; incluso, hasta el título Periodista Científico, suena algo presuntuoso.

La Divulgación y el Periodismo de ciencia, sin embargo, no son áreas ajenas entre sí. Pueden combinarse. Por ejemplo, la propuesta de la Universidad de Caldas y la emisora Caldas FM, 96.3 (sábados 8: 10 a. m.), de la Gobernación de Caldas, para llevar resultados de las investigaciones científicas de las universidades de Manizales; allí los investigadores, adecúan el lenguaje para facilitar comprensión y comparten con la sociedad los descubrimientos, hallazgos o creaciones que derivan de sus trabajos. Es una forma de relación directa entre ciencia y sociedad.

Ciencia para Todos, es un programa en el que se combina la divulgación y el periodismo sobre ciencia: primero, porque los investigadores re-crean los resultados para darlos a conocer en un formato en el que no se dirigen a sus pares especialistas, sino al público general. Y periodismo, porque el programa, orientado por un periodista, también busca informar sobre acontecimientos científicos del ámbito nacional y mundial.

En relación con la Divulgación Científica, la Universidad de Caldas cuenta con la estrategia “Ciencia para Todos”, en la que además del programa de radio, promulga resultados de investigación y de proyectos de extensión a través de otros medios. En Colombia, aunque hay ejemplos notables como el de la Universidad Nacional, las universidades aún no relievan la Comunicación Científica. Con iniciativas como Ciencia para Todos, se espera aportar al fortalecimiento del vínculo entre la ciudadanía y la dinámica de la ciencia, sobre todo, de la ciencia universitaria.

·         Periodista. Funcionario de la Universidad de Caldas