Cuando la tablet era tablilla

Fecha:
Dia:
Ninguno
Lugar:

Camilo Giraldo Giraldo. Periodista. Funcionario Universidad de Caldas

De la escritura rupestre a la digital. Del lápiz y el papel al teclado y la pantalla. ¿Escritura manual o escritura digital? ¿Cuál aporta más al aprendizaje? Apuntes de clase.

Con un punzón afilado se inscribía sobre tablas de arcilla. La mano lograba tal agilidad que obtenía, con cierta rapidez, los caracteres curvos y las formas triangulares, o cuñas. Es la escritura cuneiforme que en el año 3000 a. C. servía para llevar las cuentas o registrar situaciones cotidianas. Una tablilla, y el estilete que hacía las veces de lápiz, fue el inicio de las tabletas táctiles que hoy conocemos en diversas gamas y poderosas funciones.

Entre la tableta de arcilla y la tableta táctil de hoy, otras superficies sirvieron de soporte a la escritura: el papiro, el pergamino y el papel, por ejemplo. Según el material y las funciones, cada tipo de soporte habla de una época de la civilización. La tablet de hoy, representa un paso que da cuenta del avance tecnológico de la humanidad. Cuando la tablet era tablilla, se iniciaba una forma incomparable de aprendizaje con una tecnología aún incipiente.  

Parece, sin embargo, que la “selección natural” de la evolución de la escritura está descartando la composición a mano: la que se hizo con punzones, plumas, lápices y los más sofisticados bolígrafos. Esto, porque hace algunas décadas la escritura emprendió un camino sin retorno al mundo digital.

A la escritura a mano la reemplaza el teclado y la pantalla táctil. Por ejemplo, en las aulas de clase de los niños se está eliminado la escritura manual, ya que la tendencia en política educativa es mejorar calidad a través de aumentar el uso de las TIC. ¿Es esto bueno o malo?

Mientras, de un lado, se considera un avance la inclusión de la tablet en las escuelas, otras voces reclaman que la escritura manual es necesaria en las primeras etapas de formación; por eso, dicen, que las dos formas de escribir deberían estar presentes, al menos en la educación para la primera infancia. ¿Por qué?

¿Escritura manual o escritura digital?

La práctica de la escritura mantiene un vínculo directo con el desarrollo cognitivo; el acto de escribir y la actividad neuronal son funciones ligadas. Al escribir movilizamos actividades psíquicas como planear, seleccionar y controlar. Pero ¿tiene el mismo efecto hacerlo a mano que en pantallas táctiles o en teclados? ¿Tiene la forma de escribir algún efecto en el aprendizaje?

La Neurociencia dice que sí. Algunos científicos aseguran que el proceso de la toma de apuntes a mano fortalece el aprendizaje, pues implica más atención y retención de los contenidos. La composición manual provoca más pensamiento profundo, indican.    

Así lo sugiere el estudio: “El lapicero es más potente que el teclado” (The Pen Is Mightier Than the Keyboard) de Pam A. Mueller, de la Universidad de Princeton, y Daniel Oppenheimer de la Universidad de California. Encontraron que quienes tomaron apuntes a mano, aunque escribieron menos palabras que los que usaron portátiles, respondieron mejor las cuestiones conceptuales de la encuesta.

Según la BBC Mundo, Karin James, de la Universidad de Bloomington dirigió un estudio cuyas conclusiones resaltan la importancia de que los niños escriban a mano, por la repercusión positiva que tiene ello en su desarrollo cerebral. Además, “los investigadores concluyeron que el cerebro responde de distinta manera cuando aprende con letras escritas a mano que cuando lo hace a través de un teclado” (Redacción de la BBC).

Laura Dinehart de la Universidad de Florida, realizó el estudio “La escritura a mano en la educación de la primera infancia: investigación actual y consecuencias futuras”. En él, encontró evidencias de investigaciones que sugieren que escribir a mano en los primeros años apoya el desarrollo de habilidades cognitivas y que podría estar asociada al éxito académico en años posteriores.

Por eso, para algunos es controvertido que las pantallas digitales sean los únicos soportes de escritura en los primeros años de formación. Piensan que la práctica de la escritura manual debe aún obligarse, sobre todo en los primeros niveles de la educación.

Sin embargo, como afirma Daniel Cassany, no debemos olvidar que “enseñar a escribir hoy de ninguna manera puede ser igual a como era hace treinta años, cuando no existían computadoras personales, ni internet ni e-mails –y cuando lo más sofisticado era una máquina eléctrica de escribir”. Es decir, hoy no se escribe lo mismo que cuando la tablet era tablilla.

De todas formas, las dos maneras de escribir podrían convivir en el aula. Incluso, una opción es el uso de la pantalla en la que se escribe con un tipo de bolígrafo. Lo importante es conocer más a fondo el beneficio de las dos opciones.

¿Y los apuntes de clase?

La tablet es la herramienta tecnológica que se generaliza en las aulas, donde más tiempo se permanece en las jornadas de estudio. Pero, ¿usan los estudiantes la tablet para tomar apuntes?, ¿toman apuntes en forma tradicional?, ¿los usan?, ¿aprenden más si toman apuntes en forma manual o digital?, son planteamientos que continúan rondando en la academia y en la sociedad.

No se debería, por tanto, desacreditar el uso de la tecnología en clase o defender a ultranza la escritura manual o la digital. De todos se pide aportar elementos a la discusión. Tal vez, con más conocimiento, docentes, padres de familia e instituciones responsables podríamos ayudar mejor a la actual Generación.com.