ENCUENTRO CON… Maestro Leonardo Marulanda

Fecha:
Dia:
Ninguno
Lugar:


Director titular de la Orquesta Sinfónica de Caldas. Esta entrevista fue realizada antes de su designación como Director Asistente de la Orquesta Filarmónica de Bogotá. Con nuestras felicitaciones le deseamos muchos éxitos en el nuevo reto que asume en su carrera profesional.
 


Tiene usted una larga trayectoria como integrante de la Orquesta.
Si. Me inicié como trombonista  de la Orquesta Sinfónica de Caldas desde su fundación en el año 2001 y  al año siguiente fui nombrado director asistente y hace año y medio me desempeño como Director Titular.  Estudié Licenciatura en Música en la Universidad de Caldas, dirigí bandas de música y fundé varios grupos de cámara entre ellos Kannajazz brass y el Cuarteto de Trombones de Manizales,  los cuales se presentaron en salas de distintas ciudades del país y del exterior y ganaron concursos en el Festival del Pasillo y el Festival del Mono Núñez.

¿Cómo fue su paso a Viena a estudiar dirección de orquesta?
Me fui a Viena en el 2007 por iniciativa del Maestro Andrés Orozco Estrada,  quien ahora es director titular de orquestas en Houston,   Alemania y Austria. El empezaba su carrera y ya era un director reconocido. Al principio yo no tenía muy claro la magnitud de lo que me estaba proponiendo, pues para mi era como ir a otro planeta y no le paré muchas bolas.  Cuando me lo dijo por segunda y por tercera vez sin yo tocarle el tema vi que era en serio.  Me ayudó a conseguir los papeles que se necesitan, hasta hacerse responsable ante las autoridades de mi estadía en esa ciudad, fue mi padrino, tan mi padrino que estuve viviendo en su casa un tiempo largo. Empecé a estudiar y termine en el 2012. Luego viajé a Barcelona donde estuve un tiempo, allí conocí al Maestro Gorka Sierra. Me vi en esta ciudad con el Maestro Nelson Monroy y allí me ofreció la dirección titular de la Orquesta Sinfónica de Caldas.

¿Tenía entre sus planes volver a Colombia?
Siempre había pensado volver a Colombia a hacer algo y esta  propuesta me pareció muy atractiva pues mi sueño era reintegrarme a la Orquesta. Por eso no lo pensé mucho y aquí estoy.

¿No importaron tantas dificultades como las que tiene que afrontar la Orquesta para sobrevivir?
Eso es lo más atractivo porque en Europa todo está hecho,  todo funciona como un reloj, muy organizado. Allá un director titular tiene que trabajar mucho pero tiene que preocuparse menos de las cosas que preocupan aquí. Claro,  yo conozco todo por lo que ha pasado la Orquesta sin embargo no me lo pensé mucho, hablé con mi esposa  y empacamos maletas para venirnos.

¿Después estudiar en Europa y dirigir bandas allí, cómo se ha sentido con esta responsabilidad al frente del grupo?
Es difícil. Yo tengo la virtud de acoplarme a las situaciones, también he sido muy paciente con los integrantes de la Orquesta pues yo no puedo pretender que toquen como europeos porque la mayoría de ellos se han hecho solos. Algunos han tenido buenos profesores, otros han tenido buenos profesores con clases esporádicas y otros nunca han tenido un profesor constante;  van a Venezuela u otro país y reciben unas clases y vuelven, esa ha sido  su formación con buenos resultados pero para ellos ha sido muy complicado.
 
¿Cuál  ha sido la experiencia con el Maestro español Gorka Sierra como Director artístico?
Yo se lo he manifestado a él. Para mi el Maestro Gorga ha sido, valga la redundancia, un maestro.  Él tiene un montón de experiencia, muchísimo conocimiento. He aprendido con él mucho, mucho, mucho y estoy seguro que todo la Orquesta también.  Todavía tiene mucho que enseñarnos, tiene mucho que darle a Manizales  entonces no tengo ninguna duda que la presencia del Maestro ha sido muy positiva para todo el ambiente cultural de la ciudad. No  hay ninguna duda en eso.  Como el Maestro es europeo le cuesta mucho entender el sistema tan improvisado de Colombia, porque aquí las cosas funcionan al día. En Europa una temporada de conciertos puede estar planeada dos años antes, aquí un concierto se planea  mes a mes, a veces en una semana, eso para un europeo es contradictorio, le cuesta mucho entenderlo y sufre con eso.

¿Cómo está conformada en este momento la Orquesta Sinfónica de Caldas?
El 80% de la Orquesta está compuesta por músicos profesionales, casi todos caldenses egresados de la Universidad de Caldas y de Batuta, hay unas plazas que están cubriendo jóvenes en proceso de formación, plazas que siguen abiertas y que cada año seguiremos ofreciendo  ya sea porque estos chicos logren su nivel y las ocupen o porque venga gente de fuera y las cubran. Esta es una orquesta muy joven y trabajamos duro por mejorar su nivel.

¿Cuál es su presupuestal actualmente?
No me gusta hablar mucho de eso pero si digo que La doctora Olga del Socorro Serna, su Directora Ejecutiva,  ha removido mar y tierra para que la Orquesta tenga estabilidad. El año pasado, con afugias,  logramos hacer la temporada que planeamos. Este año hemos trabajado relativamente tranquilos con el respaldo  de las entidades que se comprometieron a financiarla y creo que lograremos  terminar bien. Son 5 los grandes financiadores: l Ministerio de Cultura, Gobernación de Caldas, Alcaldía de Manizales, Universidad de Caldas y Batuta con la administración, la sede y los instrumentos.

¿Teniendo Colombia pocas orquestas sinfónicas profesionales, tal vez  4 ó 5, que tan importante es para una ciudad como Manizales contar con este privilegio?
Hay una pregunta del Maestro Gorka que a  mi me gusta mucho y es:  ¿Alemania es rico porque es culto o es culto porque es rico? La mayoría de los países de Europa que se han levantado de las cenizas después de cada guerra siempre se agarraron de la cultura, lo mismo pasó en Japón. Entonces para una ciudad como Manizales que tenga una Orquesta Sinfónica es una cosa grandiosa. Uno llega a una ciudad con un alto nivel cultural y  eso se nota en el ambiente, se nota en las calles, se nota en la gente, se nota por donde caminas.  Manizales tiene que  sentirse muy  orgullosa de las manifestaciones culturales que tiene pero todavía nos falta mucho por aprender, nos falta mucha gente por convencer.  Sería maravilloso que nos diéramos cuenta todos  de lo que tenemos y lo apoyáramos más.

Disfrutamos en el Recinto del Pensamiento hace algunos días  de una jornada emocionante con la Orquesta. ¿Qué debemos hacer los manizaleños para que la Orquesta no se acabe?
Lo primero  es volverse seguidores de la Orquesta con la asistencia a los conciertos. Aquí sufrimos de la cultura del no pago y eso es complicado. El año pasado cobramos la entrada a los conciertos y el público disminuyó mucho y realmente nosotros nos debemos al público. Este año se eliminó  el cobro de boletas y se instauraron bonos de apoyo voluntario que van desde $2.000 y,  paradójicamente,  el público aumentó ostensiblemente, no ha bajado de 600, 700 personas en cada función y  se ha recaudado más dinero que el año pasado. También hay un club de amigos de la Orquesta para apoyarla con lo que se  quiera  y se pueda. Otra forma de respaldarla es invitar a familiares y amigos a los conciertos  porque nuestra labor es inyectar el virus de la cultura en todo el mundo.  Llevamos la orquesta no solo a los teatros sino a los barrios donde hay personas que nunca  han asistido a un concierto de la Orquesta  y ya las vemos en los teatros. Tenemos que acabar con la idea  de que la Orquesta es para  estratos 6, la orquesta es para todos los niveles sociales y culturales.