Investigación, narración y poesía

 

Jhoana Alexandra Patiño López

Martín Rodas*

El libro “Narraciones y relatos autobiográficos sobre la construcción de la vida en familia” de la investigadora y profesora de la Universidad de Caldas  Jhoana Alexandra Patiño López, editado por “ojo con la gota de TinNta (una editorial pequeña e independiente)”,  es una publicación arriesgada que transita tanto en la academia marginal como en la poesía de borde.

Jhoana, o Ébano como se le conoce en el mundo de la poesía, se “atreve” a visibilizar las narraciones que ha conocido y compartido con otros y otras, a lo largo de su vida profesional como investigadora, profesora y gestora social, historias que surgen de lo más profundo de nuestra alma social y humana. En ellas se manifiestan de manera única y auténtica los latidos de nuestros corazones enfrentados a circunstancias vitales que constituyen el crisol en donde se gestan y crean los destinos afortunados y desafortunados de la existencia.

El libro se constituye en un portal que nos permite descubrir las maneras múltiples y diversas como se establece la relación de las personas con el mundo familiar en el cual somos constructores-construidos permanente e inacabadamente. Es también un espejo en donde nos reflejamos a partir de las narrativas de los otros, las cuales se cruzan con las nuestras,  dando lugar al surgimiento de nuevas posibilidades de comprender y crear la subjetividad e identidad como seres sociales, porque como decía Eduardo Galeano, más que de átomos, estamos hechos de palabras.

Las microhistorias-relatos autobiográficos que se presentan en el texto son memorias dialógicas que crean y recrean permanentemente el mundo en una diversidad de perspectivas, múltiples formas, colores, sonidos, olores y sabores, lo cual nos constituye en sujetos inventores e inventados.

El enfoque novedoso de Jhoana Alexandra Patiño es que pone la lupa en la familia, utilizando fuentes que provienen conceptual y metodológicamente de estudiosos de las ciencias sociales que han revolucionado la manera de asumir e investigar cualitativamente, frente a la tendencia de la modernidad que desde el positivismo asume a los seres humanos como objetos aislados y diseccionables taxonómicamente. Esta manera de ver la investigación,  proporciona múltiples miradas que invitan a ponerla en diálogo con otro tipo de lenguajes y comprensiones que dan cuenta del mundo de la vida, más allá de los metarrelatos de la academia, y que recorren desde adentro las redes familiares contadas por las y los narradores.

Es aquí en donde todo el corpus propuesto por la autora transita no solo por lo académico y desde la academia, sino también por la poesía, pues permite que sea el corazón quien hable y se manifieste en la polifonía de voces consignadas en las líneas del libro. Estas narrativas están acompañadas por la historieta “Relevo en la 23”, que hace parte de la novela gráfica de Martín Rodas: “Altitud 2.150. La ciudad invisible” y que se constituye en contrapunto visual a lo dicho por la autora y las personas entrevistadas.

Considero que tanto la investigación social como la poesía requieren ante todo de valentía para ver a los otros como sujetos con capacidad de comprensión y acción, para relacionarse con ellos no como cosas, sino como seres pensantes y sintientes que construyen su vida en interacción con otros, para validar sus experiencias y aprender de ellas, para construir desde sus narraciones comprensiones situadas de asuntos comunes, y ese es un gran mérito de la autora cuando propone que su obra se manifieste narrativa y visualmente en relatos autobiográficos, los cuales no requieren otras explicaciones que las miradas de quienes en carne propia han vivido, inventado y sobre todo  creado esta colcha de sentidos hecha de experiencia, piel, sudor, alegrías, tristezas, silencios, dolor… pero ante todo, de humanidad.



*     Poeta, anacronista, dibujante y pintor; editor de “ojo con la gota de TiNta (una editorial pequeña e independiente)”.