LE CLÉZIO: oro puro francés.

Fecha:
Dia:
Ninguno
Lugar:
 
A propósito de El buscador de oro, de Jean-Marie Gustave Le Clézio
 
Adriana Villegas Botero
 
Mucho se ha hablado sobre Francia este año en los medios culturales, a raíz del año “Francia-Colombia” que durante este primer semestre de 2017 incluye numerosos eventos con artistas franceses en Colombia, y durante el segundo semestre del año tendrá su contraparte con artistas locales en territorio galo.
 
Dentro de las actividades previstas, el plato fuerte quizás sea el pabellón de Francia en la Feria Internacional del Libro de Bogotá que se celebra este mes, y que incluye conferencias y presentaciones de numerosos escritores franceses, incluyendo la presencia del Premio Nobel JMG Le Clézio.
Lo anterior es apenas un pretexto para hablar de este autor, a partir de una obra exquisita: El buscador de oro, una novela que siempre será un placer leer a pequeños sorbos. Se trata de un libro lento, pero lento no significa aburrido. Lento significa que no es un libro para devorarse en dos sentadas, sino para degustar página a página durante semanas o meses.
Alguna vez oí que para aprender otro idioma y defenderse de manera básica es suficiente con saber usar alrededor de 2.000 palabras. Le Clézio demuestra que si un idioma tiene 10.000, 15.000 o 20.000 palabras es para usarlas todas. Debe ser un gusto leer a Le Clézio en francés. Qué riqueza de lenguaje. En todo caso, la traducción que Manuel Serrat Crespo hace de esta obra es un trabajo impresionante. Cada página trae dos, tres, cuatro palabras de las que uno apenas sospecha el significado. Muchas tienen que ver con el oficio del marinero, partes de los barcos, etc., otras con flora y fauna, y muchas otras simplemente le ayudan a describir de una manera precisa y poética entornos que son fundamentales para el desarrollo de la historia.
El libro está dividido en siete capítulos de irregular extensión y la diferencia entre uno y otro consiste básicamente en el espacio en el que se desarrollan. El nombre del lugar sirve para titular cada capítulo. Así, el libro comienza en una casa idílica en una zona selvática de la Isla de Mauricio, en la que transcurre la infancia de Alexis L`Etang hasta sus 8 años, cuando es expulsado del paraíso junto con sus padres y su hermana, por un huracán y la pobreza.
Años más tarde viene un viaje de Alexis a bordo del Zeta por distintas islas del Océano Índico, hasta que llega a la Isla Rodrígues en donde vive cuatro años al estilo Robinson Crusoe, en busca de un tesoro. Después Aléxis se enrola en la Primera Guerra Mundial y el escenario del libro se traslada a Europa y por último regresa a Rodrígues, para continuar con la búsqueda del tesoro.
Contada así, parece una historia de aventuras, pero no. Casi no tiene diálogos. En alguna parte dice Le Clézio "el silencio es más fuerte que los ruidos". Los personajes son escasos y la principal relación de Alexis es con el entorno: la selva, el mar, la nieve en la Guerra, el barco, y sobre todo las estrellas, porque la bóveda celeste es la misma en cualquier parte del mundo, en cualquier época. También hay una consciencia narrativa sobre el tiempo, que se refleja en frases poéticas como: "Hoy ha transcurrido mucho tiempo en un solo día", "aquella noche es larga como las noches que preceden a los largos viajes" o "¡Qué largo es el tiempo del mar!". Se trata de un libro sensible, pulido, inspirado en la vida de su abuelo y narrado con la maestría de un Nobel. Una metáfora sobre la infancia feliz, la relación con los padres y hermanos y la búsqueda permanente por ese paraíso perdido.
----------------------------------------------------------------------------------------
 
 
 
 
LA OBRA DEL IMPRESOR ARTURO ZAPATA
A propósito de Un importante capítulo de la historia del libro en Colombia: Arturo Zapata, de Pedro Felipe Hoyos Körbel
 
En 109 páginas de papel satinado de alto gramaje y a full color, Pedro Felipe Hoyos Körbel presenta la obra de Arturo Zapata Tirado, impresor y editor antioqueño, quien se radicó en Manizales hacia los años 20 del siglo pasado, y que se dedicó a imprimir todo tipo de piezas publicitarias, volantes y lo que solicitaran sus clientes, alternando dicha labor comercial con otras ligadas a la cultura y el periodismo: Fundó con Eudoro Galarza Ossa La Voz de Caldas, el diario que circuló en Manizales entre 1926 y 1939; dirigió la revista cultural Cervantes, que circuló en Manizales y Bogotá en los años 30, y alcanzó a editar casi 100 libros, de autores como Rafael Arango Villegas, Fernando González, Luis Donoso, Bernardo Arias Trujillo, Aquilino Villegas, Adel López Gómez, Silvio Villegas, José Vélez Sáenz, Maruja Vieira y Baldomero Sanín Cano.
Las primeras 30 páginas del libro incluyen imágenes y textos relacionados con la historia de Manizales a comienzos del Siglo XX. Luego se presenta la figura de Arturo Zapata como un hombre importante en la historia del libro en el país, tal y como reza el título del libro, y las últimas 40 páginas de la obra muestran las portadas de las obras literarias y filosóficas publicadas por Editorial Cervantes entre 1929 y 1966. Los textos en general son breves porque se trata ante todo de un libro gráfico, que muestra al lector las portadas de los libros editados por Zapata, así como correspondencia del editor.