NOS QUEDA LA PALABRA. Festival de Literatura

ME QUEDA LA PALABRA

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

BLAS DE OTERO

(España, 1916-1979)


NOS QUEDA LA PALABRA

FESTIVAL DE LITERATURA

Manizales

2014 – 2015 - 2016

 

En el año 2014  la Sala de Teatro El Escondite realizó el primer Festival de Literatura: NOS QUEDA LA PALABRA, un evento que tiene como propósito el acercamiento entre la comunidad cultural de la ciudad con las personalidades más destacadas y con las más diversas manifestaciones literarias de la región y del país.

Con tres (3) ediciones, varias docenas de participantes y centenares de asistentes, el festival NOS QUEDA LA PALABRA  es un espacio independiente que viene consolidando la actividad cultural de Manizales en el antiguo y representativo sector de Chipre Viejo.

A partir de hoy, de forma intermitente pero firme, compartiremos con los lectores del Quehacer Cultural  los resultados de nuestro esfuerzo.

______________________________________________________________________________

PRESENTACIÓN

Todas las artes buscan la verdad. Aunque algunas prescinden de la palabra en su búsqueda entendemos que hay verdades, tal vez las más íntimas del ser humano y de las sociedades, que sólo pueden expresarse con ella.

“Dime que me amas” es un reclamo frecuente de los amantes. Es una gran conquista que nos llena de emoción oírlas del ser amado. No bastan las muestras de amor; necesitamos las palabras. También “dime la verdad” es una petición de verbalización.

Este es el tiempo de “verdad, justicia y reparación”. Que se diga la verdad, que se pida perdón, que se haga memoria. Es decir, que se recupere el uso de la palabra, que esté al servicio de la verdad, que, por ejemplo, a los desplazados se les llame y se les reconozca como tales, no como migrantes internos. Pues la palabra también sirve y ha servido para mentir. Ahora debemos recuperarla para decir las verdades que la sociedad necesita, por dolorosas que sean; y si hay que inventar palabras como suelen hacerlo los poetas y los escritores, que sea en pos de la verdad y no de la mentira. 

Aunque haya sido manipulada, para superar las crisis existenciales y sociales, NOS QUEDA LA PALABRA.

URIEL GIRALDO ÁLVAREZ

 

ÁNGEL CASTAÑO GUZMÁN (Armenia)

POEMA DE LA PENURIA

"Su padre estaba afuera/ mi negra salió corriendo.
Yo me escondí en la bañera"
Suelto el lápiz. Mimos. Zapatos traviesos.
Camina por el abismo. Los niños corretean por la acera de enfrente. Hilos de memoria. Vestido de baño.
Plumas de pollitos.
Tengo reseca la garganta, preferiría un poco de agua. Prende la tele que no tarda en comenzar el noticiero. Tamborilea con una moneda. Hago monerías. No puedo evitar que la baba se derrame. Insolencia. Risita. Sólo quiero que la niña crezca sana.
No importa que seas una mariposa caníbal. Mi seso es exquisito.
Termitas embusteras. Autopista. Soslayo, adjetivo. Peceras. La falsa historia del policía muerto. Me duelen los ojos y las rodillas,
Inanición.
Antes de irse tuvo el buen gesto de dejar una nota sobre el comedor.
En ella decía que se había cansado de esperar
el poema que le prometí la noche en que nos conocimos.
Sabes que nunca dejaras de ser un escritor de baja estofa.
Tardaras toda esta vida en escribir unas líneas que valgan la pena. 
Tus libros sólo serán leídos por tu grupo de amigos.
Y, si tienes algo de suerte, aparecerás en una antología de dudosa calidad, donde se dirá que fuiste un poeta menor
Me atoro con una ración de moscas.
Berrido.
Recetas culinarias. Mi mano crepita en tu nariz.
Nada más (

Por ahora

). 

CARLOS MARIO URIBE ÁLVAREZ (Manizales)

QUE DIGAN ALGO

 

Después de haber dado la vida por ellas

de haber doblado la rodilla en el mapa del mundo

luego de malgastar mi sangre a su favor

por ellas…

Se dignen servir de algo

ahora que soy yo, ahora que es mi cuerpo

mi muerte llevándome en volandas

atravesando como relámpago los almanaques…

Que por lo menos digan algo

a alguien

mis palabras.

 

LAMENTO DEL PINTOR


Un caballete se alarga perezoso en la sombra.
A su lado una mujer desnuda parece esperar.
Sabe que quiero su retrato, murmura él,
sabe que sería perfecto, piensa ella,
pero también saben que no se les concederá.
En los picos del alba cantan los gallos
y las migajas de pan del día vencido
son llevadas a sus guaridas por los indiferentes insectos.
Bienaventurados ellos que si obtuvieron su recompensa.

 

CAROLINA LÓPEZ JIMÉNEZ (Armenia)

EN LA PUNTA DEL LÁPIZ (Fragmento)

 

“Mis padres llevaban un año de haberse separado. Pasaba vacaciones en Caicedonia, en casa de mi tía Ligia, donde vivía ahora mi padre. En su cuarto había un gran mueble de madera oscura. Era grande y pesado. Allí, en el cajón más alto, guardaba con seguro sus documentos y papeles. Como todas las noches, mi padre llegó a revisar cosas, a poner al día recibos y facturas, a organizar sus asuntos.

Yo lo acompañaba parada en una butaquita, junto al mueble. El cajón abierto. Mi padre sacando y metiendo carpetas, fotocopias, cajitas que revisaba en su cama, mientras yo me emocionaba con la posibilidad de acceder a un compartimento que casi nunca veía abierto. Nada de malicia, solo curiosidad. Papeles muy viejos con olor a guardado (siempre me asombró el don que tenía mi papá para guardar cosas durante tantos años), con un aroma a épocas y a lugares a los que yo nunca tendría acceso. Vi un telegrama. Como casi todo lo que tuviera letras me inquietaba, tomé el sobre con la ingenuidad con la que hacía todo en aquella etapa de mi vida. Lo abrí, saqué la hoja que había adentro y leí. Un saludo amoroso. Día del Amor y la Amistad. Remitente: mujer. Una mujer que no era mi madre. El latido de mi corazón como un golpe. Dolor en el pecho. La fecha: 1986. “Mis papás ya estaban casados”, pensé. El telegrama fue arrebatado de mis manos. Ambos sabíamos que algo había pasado. Ninguno dijo nada. Guardó el papel en el sobre y lo puso en una carpeta, lejos de mí. Él se quedó mudo y yo caí en las profundidades de un silencio doloroso. Guardó todo, cerró el cajón y le puso llave. Me bajó de la butaca.

Ya no recuerdo las palabras exactas, quise olvidarlas inmediatamente después de haberlas leído. Pero no podía parar de pensar que en 1986 ya estaban casados y que en esa fecha yo tenía cinco años. Quería recordar cómo era la vida en ese entonces: cómo era mi padre, cómo era yo, cómo era mi mamá, cómo era mi hermana, qué hacíamos, pero no logré volver atrás. Cuatro años me parecían mucho tiempo y los recuerdos que tenía de esa época eran vagos: aquel tiempo me resultaba inaccesible. Entonces, solo me quedaba pensar en mi mamá. Mi mamá que estaba sola en casa. Mi mamá que trabajaba y trabajaba en la oficina. Mi mamá que lloraba. Mi mamá que mantenía la casa limpia y la comida, deliciosa, lista.

Mi mamá que iba a todas nuestras reuniones del colegio. Mi mamá que se encargaba de resolverlo todo. Mi mamá que casi nunca se quejaba. Mi mamá que, muy tarde en la noche, caía rendida en la cama. Mi mamá que no salía a divertirse. Mi mamá que siempre nos había hablado bien de mi papá”.

 

EDGAR GONZÁLEZ QUINTERO –Cocherín- (Manizales)

BALADA DEL TERCER MUNDO

1

Si un día en casa
te asaltan la tarde de un Lunes con el sol en el patio,
un muchacho que trepa por el muro para traerte las frutas del níspero,
el ruido de la cafetera que ululaba como un tren en la media noche,
el olor del ambil en los dedos de alguien,
O si de pronto sumergida en la luz
que invade siempre un cuarto que aquí tenías
recuperas con sus paredes blancas
el aire limpio que llega de los solares vecinos
y en un escritorio que había ves los libros, los corales,
un poema que dejaron para ti y que nunca leíste.
O si quieres saber, si extiendes el brazo,
si buscas en la radio las frecuencias del tercer mundo
y escuchas en las noticias de un país
pasos por las esquinas pegando a los muchachos
que visten con lonas y colores de cometas
o si mientras bebes el té miras esas postales de guerra que hoy
publicaron
los diarios,
si enciendes la T.V. y un paisaje que conoces se tiñe de marines...
y si estas cosas te duelen hasta recordar,
piensa entonces que hay quién sobrevive y canta,
y que tú eres su tema.

 

HAROLD ALVARADO TENORIO (Buga, Valle)

LECTOR

Lector de libros inútiles
mira tu vientre adiposo
y tus manos corroídas por la artritis.

¿De qué sirvieron
las horas gastadas en pos
de una belleza de papel y palabras?

Más hubiese valido
saborear, ahora que ella te ronda,
las fragancias que ofrecía de joven.

La vieja desdentada no dará más de sí
como tú mismo, hoy que lamentas
los días y los meses de comercio
con libros y metáforas.

 

DÓNDE


¿Dónde posar el pie, 
dónde el poema? 

¿Por qué las llagas nos cubren 
y el escarnio te cerca a toda hora? 

Sueño del hombre y su sombra 
ninguno sabe que uno es sombra de otro 
nadie sabe si sueña o está muerto.

 

LUNAS DE AYER


La luna, esta noche, la que nunca ha vuelto 
vendrá para nosotros. 
Porque hemos mentido, como en las lunas de ayer. 
No habrá segunda parte esta vez. 
Nuestro amor ha de ser como nunca fue, 
un insensato amor, amor de dos 
que nada necesitan ni nada desean 
más que amarse. 
Nuestro amor será así 
o no será. 

 

EN ESTA EDICIÓN:

ANGEL CASTAÑO GUZMÁN (Armenia, Quindío)

Editor de la revista universitaria La Avenida. Director y editor de la revista Santo & Seña. Obtuvo el segundo puesto en un concurso de crónica regional y una mención de honor en el V Concurso Literario Bonaventuriano de poesía y cuento

CARLOS MARIO URIBE ÁLVAREZ (Manizales)

Poeta colombiano. Director de la Fundación Cultural "La nave de papel". También dirige la ‘Semana Mundial de la poesía’, el 'Salón Nacional de Poesía Visual' y la 'Feria del Libro y las Letras' en Manizales.

CAROLINA LÓPEZ  JIMÉNEZ (Armenia, Quindío)

Realizó estudios universitarios en la ciudad de Bogotá. Desde 2005 ejerce la docencia universitaria y apoya procesos de investigación-creación  en los campos de fotografía, producción escénica y visual y literatura. Hace parte de ‘El Deseo Colectivo’.

EDGAR GONZÁLEZ QUINTERO -Cocherín- (Manizales)

Director y editor de las hojas de poesía Obsidiana y Trilce. Sus versos aparecen en el libro Los espejos mienten al agua (1984) y en los cuadernos Papel de Luna de la Universidad Nacional de Bogotá.

Obras  suyas son: El Edén Negro y Esa Muchacha es el verano (1997).

HAROLD ALVARADO TENORIO (Buga, Valle)

Es poeta, ensayista, traductor y periodista. Hizo estudios de Letras en la Universidad Complutense de Madrid, donde recibió el Título de Doctor. Es Profesor Titular de la Cátedra de Literaturas de América Latina y Director del Departamento de Literatura de la Universidad Nacional de Colombia.

 

______________________________________________________________________________

 

NOS QUEDA LA PALABRA

FESTIVAL DE LITERATURA

Manizales

 

Director: URIEL GIRALDO ÁLVAREZ

Asesor literario: JAIRO HERNÁN URIBE MÁRQUEZ

 

Blog: www.festivalnosquedalapalabra.blogspot.com

Correo: nosquedalapalabra635@gmail.com

 

___________________________________________________________________